FICHA

Original. Sentimientos de la Nación rubricados por
José María Morelos, 1813

El texto original rubricado por José María Morelos fue leído por su secretario Juan Nepomuceno Rosáinz en la sesión inaugural del Congreso de Chilpancingo, el 14 de septiembre de 1813. Las tachaduras en el punto 5, la eliminación del 6 y la inclusión del punto 23 que, como se puede observar, está colocado debajo de la fecha y la firma de Morelos fueron, al parecer, correcciones hechas al documento en la sesión del 21 de noviembre del mismo año. Ernesto Lemoine Villicaña (1927-1993), investigador del Archivo General de la Nación especializado en el estudio de la Independencia de México, explicó el significado y los cambios en el documento del modo siguiente:

Tenemos aquí el “decálogo” del ideario de 1810 y una de las bases de sustentación de nuestro liberalismo decimonónico. Es el documento ideológico-político más importante del Manuscrito Cárdenas y, quizá, el más valorado, citado y “sacralizado” de cuantos produjo la insurgencia.
    Oculto al examen del investigador durante siglo y medio, su rescate en 1965 nos permite subsanar las anomalías de la copia Humana (única conocida hasta ese año), aunque al mismo tiempo plantea nuevos problemas de precisión relativos al texto princeps, es decir, al redactado exclusivamente por Morelos, y es que, en realidad, el documento contiene mezcladas dos versiones de los Sentimientos: la de Morelos, fechada el 14 de septiembre, y la del Congreso (posiblemente obra de Bustamante), signada el 21 de noviembre e impostada sobre la primera, a la que adiciona y modifica. El proceso de esta doble composición puede reconstruirse así:
    En el acta de la sesión inaugural del Congreso […] puntualiza el secretario [Juan Nepomuceno] Rosáinz que después de la lectura por Morelos, de su discurso, fue “leído por mí enseguida un papel hecho por el señor General cuyo título es Sentimientos de la Nación, en el que efectivamente se ponen de manifiesto sus principales ideas para terminar la guerra y se echan los fundamentos de la Constitución futura”. Lo leído por Rosáinz fue, sin duda, el texto original del caudillo; texto escrito por un amanuense que sólo al final, de puño y letra de Morelos, lleva su nombre, firma, lugar y fecha de emisión.
    Días después —suponemos—, Morelos, por sí o aconsejado por alguno de los politólogos que actuaban en Chilpancingo, llegaría a la conclusión de que algunos de los postulados de sus Sentimientos eran susceptibles de cambio o afinación. El caudillo abandonó la sede del congreso el 8 de noviembre para emprender su malhadada expedición a Valladolid. Relata, dolorido, Bustamante: “El doctor Cos y yo, que preveíamos que el dado iba a echarse y aventurarse para siempre la libertad de la patria, nos quejábamos en secreto. Yo, que merecí aprecio de Morelos, pasé a despedirme de él la noche del 7 de noviembre, víspera de su salida”. Y antes de su salida de Chilpancingo –quizá la misma noche de la despedida— debió haberle entregado a Bustamante su original de los Sentimientos con el fin de que le hiciera las modificaciones que juzgara convenientes, sujetas en definitiva a la aprobación del propio Morelos.
[…]
    Con los agregados y los cambios —algunos de estilo y otros de fondo—, el original de Morelos quedó confuso en parte, como un borrador difícilmente legible. Es seguro que se pensaba remitirlo así al caudillo —abrumado en esos días por su caótica expedición sobre Valladolid— para que, aprobando el nuevo texto, se pasara en limpio y se diera a la prensa. Pero Morelos ya no lo vio ni por lo tanto, pudo darle su visto bueno. Cuando, a principios de 1814 y ante la proximidad de la tropa de Armijo, los miembros del Congreso evacuaron Chilpancingo trasladándose a Tlacotepec, cargaron con el archivo de la corporación, que incluía el original modificado de los Sentimientos; papel que, incautado con todos los demás en la acción de Tlacotepec, no pudo ser examinado por Morelos, pero sí por Calleja y por su secretario Humana.
[…]
    Morelos compuso los Sentimientos originalmente en 22 artículos; mas a última hora, advertido por él o por alguno de sus consejeros de que faltaba uno fundamental, lo añadió, pese a que ya había cerrado y rubricado el documento: es el número 23, que consagra la celebración del 16 de septiembre “como el día aniversario en que se levantó la voz de la Independencia y nuestra santa Libertad comenzó”.*
[…]
    Una pregunta se impone: ¿mejoró Bustamante –si es éste el autor de las enmiendas– la estructura y el contenido esencial del texto de Morelos? Creemos que no y que, en términos generales, es mejor, más claro y preciso en sus formulaciones ideológico-políticas, el original morelista. El manuscrito original de los Sentimientos de la Nación forma parte del Manuscrito Cárdenas, conjunto documental que el 27 de agosto de 1982 fue entregado por la familia del ex presidente Lázaro Cárdenas al Archivo General de la Nación, donde permanece resguardado.

AGN, Actas de Independencia y Constituciones de México, Colección de Documentos del Congreso de Chilpancingo, Manuscrito Cárdenas, vol. 1, ff. 33-34v.

* Manuscrito Cárdenas Documentos del Congreso de Chilpancigo, hallados entre los papeles del caudillo José María Morelos, sorprendido por los realistas en la acción de Tlacotepec el 24 de febrero de 1814, Ernesto Lemoine Villicaña (ed. facs. y paleografía con un estudio histórico y apéndice documental), México, IMSS, 1980, pp. LIX-LXIII.