FICHA

Tratados de Córdoba, 1821

Agustín de Iturbide, jefe del Ejército Trigarante y Juan O'Donojú, virrey de la Nueva España firmaron los tratados de Córdoba el 24 de agosto de 1821 para reconocer a la nación soberana e independiente que en lo sucesivo se llamaría Imperio Mexicano.

       Los Tratados, compuestos por 17 artículos, propusieron un gobierno monárquico, constitucional y moderado. Fernando VII sería llamado a reinar y fijaría su corte en México, que será la capital del imperio. Entre otras disposiciones, el tratado estableció en sus artículos 6º, 7º y 8º que se nombraría inmediatamente y conforme al espíritu del plan de Iguala, la Junta Provisional Gubernativa de la que “será individuo” el teniente general don Juan O’Donojú. Dicha junta debía nombrar a su presidente y a una regencia compuesta de tres personas en quien debía residir el Poder Ejecutivo, a fin de que gobernase en nombre del monarca hasta que “éste empuñe el cetro del imperio”.

       De esta manera, la Junta Provisional debía gobernar interinamente y mientras las cortes formasen la constitución del Estado con el fin de que el Poder Ejecutivo residiera en la regencia y el Legislativo en las Cortes.

        El Archivo General de la Nación resguarda un ejemplar de la época, editado en la imprenta imperial de Alejandro Valdés.

Impresos Oficiales, vol. 60, exp. 55.