FICHA

Expediente de los hermanos Flores Magón, 1905-1909

En febrero de 1905, los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón publicaron el periódico Regeneración, y constituyeron la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano. El 26 de septiembre del mismo año publicaron su primer manifiesto a la nación y, por separado, un documento titulado “Resolución de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano”.

       En julio de 1906 publicaron el Programa del Partido Liberal Mexicano, donde propusieron algunas reformas a la Constitución, y llamaron al pueblo a iniciar un movimiento armado; en El Paso, Texas, se organizó un grupo de revolucionarios que intentó atacar Ciudad Juárez, pero el gobierno de Porfirio Díaz intervino para evitar un incidente mayor.

       El expediente, emitido por la Secretaría de Estado y Despacho de Gobernación, se integra con los siguientes documentos
:

       
Conspiración para asaltar y robar la aduana de Nogales, Sonora: El día 3 de septiembre de 1906, gente de inmigración de Tucson, Estados Unidos, envió un telegrama al general Luis E. Torres, que se encontraba en Cananea, informándole de la aprehensión de Galos Humbert, Bruno Treviño y de Genaro Villarreal, quienes eran los jefes de una conspiración que tenía por objetivo asaltar la Aduana de Nogales con la ayuda de Abraham Salcido, quien era jefe de una banda en Douglas, Arizona. El Sr. Webb los deportó a México y sólo Tomás D. Espinosa, otro de los asaltantes, fue juzgado en Estados Unidos bajo la acusación de violación de las leyes de neutralidad. El asalto fue atribuido a Bruno Treviño, quien estuvo de común acuerdo con la Junta Revolucionaria de San Luis.

       Asalto a Jiménez, Coahuila: El 26 de septiembre de 1906, un grupo de revolucionarios cruzó la línea divisoria entre Estados Unidos y México, bajo el mando de Juan José Arredondo y Calixto Guerra, que residía en la hacienda de Victoria, asaltando el pueblo de Jiménez, Coahuila. Para el día 27 fueron derrotados por Herculano Bermea, frente a la susodicha hacienda; en la contienda fue herido Patricio González, perteneciente a las filas del gobierno, y murió Antonio Villarreal, uno de los asaltantes.

       Ciudad Juárez, Chihuahua: El 19 de octubre de 1906 fueron aprendidos en la casa de Vicente de la Torre, en Ciudad Juárez, Juan Sarabia, vicepresidente de la Junta de San Luis y César Canales, a quienes aparte de ser acusados de conspiración se les encontraron documentos, carabinas, parque y dinamita; Vicente de la Torre declaró ante el juez que la Junta le había proporcionado todo el armamento, mismo que fue decomisado.

       Levantamiento en Acayucan y soborno a los militares: En la población de Acayucan, Veracruz, el día 29 de septiembre de 1906, el jefe Enrique Novoa informó sobre la revuelta de los señores Ricardo y Enrique Flores Magón, Antonio Villarreal y Librado Rivera, sofocada en este estado, obligándolos a dispersarse en el territorio nacional y en el extranjero; además informó que las actividades de estos revolucionarios no cesaron, sino que siguieron emitiendo publicaciones con sentido revolucionario; entre éstas destacó una dirigida a las fuerzas militares ubicadas en San Juan de Ulúa, Veracruz, en la que los incitaban a abandonar las filas del gobierno e integrarse a las revolucionarias.

       Prisión en Los Ángeles, California: Los señores Ricardo y Enrique Flores Magón, Antonio I. Villarreal y Librado Rivera se reunieron en Los Ángeles, California, en mayo de 1907, donde fundaron un periódico de nombre Revolución, y publicaron su primer número el 1 de junio del mismo año, destacando su lenguaje revolucionario y escandaloso, lo que puso en alerta a las autoridades de Estados Unidos, mismas que aprehendieron a Ricardo Flores Magón, Villarreal y Rivera, acusados de violar las leyes de neutralidad y, además, de organizar en Arizona una invasión armada en contra de México. Sólo quedó en libertad Enrique Flores Magón.

       Los trabajos revolucionarios en la cárcel de Los Ángeles, California: Se acusó a Enrique Flores Magón de continuar en contacto por correspondencia con su hermano Ricardo, Villarreal y Rivera, y de publicar un artículo donde instó a la revuelta. A Enrique se unió Praxedis Guerrero, quien le ayudó a continuar en El Paso, Texas, con la organización armada de México y de juntas secretas que se llevaron a cabo en la casa de Prisciliano Silva. Ante tales circunstancias, las autoridades texanas catearon la casa del señor Silva y en ella encontraron armamento y correspondencia escrita en clave, misma que fue descifrada y con ello se descubrió el plan revolucionario para la intervención armada en contra del gobierno del general Porfirio Díaz.

       Prisión de los revoltosos y sentencia de Silva y Treviño: El 24 de octubre de 1908 fueron aprehendidos en El Paso, Texas, los señores Prisciliano Silva, Benjamín G. Silva, Leocadio B. Treviño y José María G. Ramírez, acusados de violar las leyes de neutralidad; fueron remitidos a la prisión de Leaverworth, Kansas. Curiosamente, se pidió que este informe fuera borrado de la memoria, tal vez en atención a los asuntos diplomáticos y el estado de revolución en que se encontraba México.

       Trabajos en San Antonio, Río Wago y otras poblaciones de Texas: Antonio de P. Araujo y Aarón López Manzano, quienes eran delegados generales de propaganda y organización de los grupos revolucionarios en las poblaciones de San Antonio, Río Wago y entidades aledañas a Texas, junto con el coronel Encarnación Díaz y Guerra y el capitán Néstor López, organizaron un plan de invasión a los estados de Coahuila y Tamaulipas.

       Asalto a Villa de Viezca: Un grupo asaltó un banco, el Correo Express atacó a la policía y liberó a los prisioneros, para después huir al monte Prieto, lugar en donde fueron acorralados por las fuerzas del gobierno que los derrotaron, dejando como saldo por parte de las filas del gobierno a tres gendarmes muertos y tres heridos; los jefes de este ataque fueron Juan B. Hernández y Patricio Polando. El acontecimiento ocurrió en Villa de Viezca, Coahuila, el día 25 de junio de 1908.

       Asalto a Las Vacas, Coahuila: el 26 de junio de 1908, el coronel Encarnación Díaz Guerra asaltó la población Las Vacas, Coahuila, que fue defendida por 50 hombres de las fuerzas militares que replegaron al coronel y a su tropa al lado americano, dejando como consecuencia 15 muertos, entre ellos el cabecilla Héctor López.

       Ataque a Palomas y Conspiración en Casas Grandes, Chihuahua: En un pequeño poblado de nombre Las Palomas, ubicado en Chihuahua, se registró una contienda armada. Praxedis Guerrero, minero mexicano, junto con otros revolucionarios dirigidos y organizados por Inés Salazar y Manuel Orozco, tomaron por sorpresa a la población, la cual resistió los ataques e hizo que los revolucionarios se dispersaran, aunque fueron capturados oportunamente Praxedis Guerrero y su ejército, quedando en libertad Inés Salazar y Manuel Orozco, quienes huyeron a Estados Unidos. El acontecimiento tuvo por fecha el 26 de junio de 1908.

       Prisión de Araujo, Díaz Guerra y otros: Antonio de la P. Araujo, jefe organizador, y Encarnación Díaz Guerra, jefe militar, atacaron la población Las Vacas, Coahuila; denunciados por la prensa americana y la opinión pública, el primero fue capturado en Waco, Texas, el 14 de septiembre de 1908, y el segundo en Wilburton, Okla, el 25 de noviembre del mismo año, acusados de violar las leyes de neutralidad, por lo que fueron condenados a dos años seis meses en la prisión de Leaverworth, Kansas.

       Sentencia en Tombstone, Arizona, de Ricardo Flores Magón, Antonio I. Villarreal y Librado Rivera: Después de ser trasladados a Tombstone, los señores Villarreal, Rivera y Ricardo Flores Magón fueron sentenciados a una pena de 18 meses por el delito de violación a las leyes de neutralidad; dicha sentencia se acató desde el 19 de mayo de 1909 en la prisión de Yuma, Arizona.
Las pérdidas humanas en la relación de los acontecimientos antes mencionados fueron muchas, por lo que se decidió que Flores Magón, Villarreal, Rivera, Manuel Sarabia y Praxedis Guerrero fueran juzgados con vehemencia; todos ellos justificaron sus hechos con la defensa de los ideales de la Revolución.

Gobernación, “Revoltosos magonistas”, caja 4, exp. 2, fs. 1-6.